Tés puros y ecológicos. Más que un Té, un estilo de vida


Té Verde

Es la bebida ideal para ponerse en marcha y un placer que puede detener el tiempo por un instante. Pero ante todo, el té verde es la herencia de una antigua cultura del deleite.

 

Producido por tradición, con esmero y a partir de las mejores plantas. Desde hace más de 4.500 años se toma té verde en la China.


Té Pu Erh

El Té Pu Erh es popularmente conocido como té rojo. Este tipo de té se elabora en la región de Pu Erh, provincia de Yunan, en China. Su sabor es característico por ser terroso.

 

Se trata de un té fermentado que se almacena en barricas donde microorganismos modifican el aspecto, sabor y propiedades del té.


Rooibos

El Rooibos es perfecto para calmar la sed, sabe bien caliente y frio, en cualquier momento, puro y aromatizado.

 

No sorprende que sea la bebida nacional de Sudáfrica y que desde hace tiempo tiene un lugar en las cocinas de los amantes del té al rededor de Europa.

 

El rojo sabe a calidad. El té Rooibos se elabora a partir de las finas hojas en forma de aguja que crecen en las ramas más delgadas de este arbusto.


Té Negro

 Un Darjeeling de aroma floral, un Assam oscuro y condimentado o un Ceylon de fina hebra, cítrico y frutal. El té negro no deja de asombrar por su diversidad en cada taza.

 

Desde Inglaterra hasta el éxito. Hasta entrado el siglo XIX. en Europa se tomaba casi solamente té verde traído de la China. Solo hasta que los británicos comenzaron a producir tés negros en sus colonias, la bebida comenzó su triunfal popularización.


Té Oolong

A veces lo intermedio es simplemente lo más sabroso. Esto lo constatan definitivamente los fanáticos del té Oolong, el cual en cuanto a sabor y a proceso de elaboración representa el punto intermedio entre el té verde y el negro.

 

El arte de la perfecta planificación. La traducción de Oolong significa dragón negro o serpiente negra.


Frutas

Un jardín de frutas en una taza de té. El té de frutas simplemente siempre sabe bien.

 

Por ejemplo, durante una calurosa tarde de verano como refresco helado en una terraza o en la estación fría del año, como bebida aromática caliente frente al fuego de una chimenea crepitante.

 

Siempre creamos nuestras frescas composiciones de frutas, a partir de diversos ingredientes selectos. Este tipo de tés son una alternativa saludable comparable a los jugos de fruta, saben bien y sientan bien puesto que contienen vitaminas pero no cafeína.


Té Blanco

 

Cuando oiga hablar de "Dragón blanco", "Espiritú de agua" o de "Silverneedle", la conversación no se trata de carreras de caballos, sino de tipos de té blanco.

 

Pertenecen a los tés más finos de todos. Trabajo a mano y sabiduría logran un sabor único. 

 

El nombre de este tipo de té se debe al vello plateado que producen los retoños de la planta. Solo los retoños cerrados son aptos para su elaboración.


Té Matcha

No encontrará un Matcha mejor. Sin embargo, tampoco irá en su búsqueda en cuanto haya probado este tesoro japonés.

 

En la preparación de este Matcha se requiere todo el arte centenario de los cultivadores de té, y nuestros expertos de té japonés con razón pueden estar orgullosos de ello. 

 

Un color de taza verde jade y una gran variedad de sabores, que van desde fresco afrutado hasta dulce, acelera el latido del corazón de los amantes del Matcha. Experimente el arte del té japonés en su máxima perfección.


Bienestar

Sabe igual a como se siente. Debido a nuestro agitado ritmo de vida diario, anhelamos con frecuencia un momento de bienestar para el espíritu, cuerpo y alma.

 

El té puede ser mucho más que una bebida para calmar la sed. Puede relajar, animar, despejar o simplemente utilizarse como medio digestivo. Por esto hemos creado mezclas de tés con diversas sustancias naturales y adecuadas a momentos ideales durante el día.